Limpieza de fachadas Tag

Con el paso del tiempo los edificios envejecen y necesitan renovar elementos estéticos y estructurales. La fachada es una de las partes que más sufre, pues está expuesta a la polución y a la climatología. Esto puede provocar la aparición de manchas, humedades, grietas y desconchones que no solo afean sino que pueden provocar daños mayores si no se solucionan a tiempo. 
Cada vez es más habitual ver en ciudades y parques empresariales grandes edificios con fachadas acristaladas. Esta tendencia constructiva consigue viviendas y oficinas aprovechen mejor la luz solar y contribuyen a la sostenibilidad. Además, mejoran la estética del entorno. Pero, ¿te has preguntado alguna vez cómo mantener la fachada y los cristales de tu edificio en buen estado?
Los grafitis y las pintadas en las fachadas o superficies exteriores de los edificios son el pan de cada día. Estos actos vandálicos, junto con las manchas a causa de la polución y otros agentes externos, no solo devalúan el inmueble sino que pueden dañar los materiales seriamente. Una superficie muy deteriorada requiere una restauración muy costosa para devolver al edificio su aspecto inicial. 
La limpieza de grafitis y pintadas es un trabajo duro y complejo de solucionar. El motivo es que los productos que se utilizan para realizarlos, como rotuladores, aerosoles, ácidos, esmalte de uñas y otros, penetran en las superficies hasta tal punto de dejar incrustaciones que no se pueden eliminar con productos domésticos. Estas incrustaciones, conocidas como “sombras”, pueden penetrar en el material hasta un centímetro de profundidad en las superficies más porosas, como piedra, madera o ladrillo.