Razones para invertir en el mantenimiento de la fachada de tu edificio

Razones para invertir en el mantenimiento de la fachada de tu edificio

Cuando paseas por las calles de una ciudad cualquiera salta a la vista cuáles son los edificios que invierten en el mantenimiento de sus fachadas y cuáles no. Los edificios se van deteriorando con el paso de los años y su aspecto ajado contrasta enormemente con las nuevas construcciones realizadas con materiales modernos.

Este hecho hace que el valor de los edificios sin mantenimiento decaiga y se sitúe muy por debajo de la media de los de su zona. Así pues, la primera razón para conservar en buen estado una construcción es conseguir que se revalorice.

La segunda razón para invertir en la limpieza de la fachada de los edificios es el ahorro. La imagen es uno de los factores que más contribuye a dar valor a un edificio. Los materiales exteriores están expuestos a los efectos de la contaminación, a la lluvia, al sol y a los actos vandálicos. Si dejamos que el tiempo, la suciedad y la decoloración hagan mella en la superficie será mucho más costoso reparar y renovar las zonas afectadas. 

La apariencia afecta a toda la construcción pero especialmente a las oficinas y locales comerciales, que pueden perder clientes. La mayoría de las personas decide entrar o no en un local dependiendo de su aspecto externo, por lo que si una fachada parece sucia y descuidada, es probable que provoque rechazo en los posibles clientes.

Uno de los elementos que más influyen en la apariencia de un edificio son los cristales. Cada vez es más frecuente encontrar fachadas íntegramente realizadas en vidrio. El vidrio es un material que aporta numerosas ventajas, puesto que es ligero, fácil de colocar y contribuye al ahorro energético al dejar pasar la luz natural.

La limpieza de cristales para edificios es rápida y sencilla si se cuenta con una empresa profesional que utilice los productos y herramientas adecuadas. Con una limpieza periódica de los cristales se mantiene su brillo y transparencia durante más tiempo.

La instalación de láminas protectoras en su superficie contribuye a realizar un mantenimiento muy efectivo y económico a largo plazo. Este sistema protege los cristales de arañazos, pintadas, proyecciones de gravilla, suciedad y cal del agua. Además, protege de los efectos nocivos del sol sobre el mobiliario, evita los reflejos y deslumbramientos, ayuda a mantener una temperatura confortable sin usar el aire acondicionado y sirve para renovar y actualizar la imagen de un edificio por muy poco.

Las láminas protectoras se limpian con gran facilidad y tienen una duración prolongada. Al ser resistentes a los grafitis, si se produce una pintada se puede eliminar sin que afecte al vidrio. En caso de rotura, los fragmentos quedan adheridos a la lámina, con lo que se evitan accidentes por cortes.

En resumen, las razones más importantes para llevar a cabo un mantenimiento de la fachada y los cristales de un edificio de un edificio son la higiene, la estética, la seguridad, el confort, el ahorro energético, la imagen de las empresas alojadas en él y la revalorización de las viviendas, oficinas y comercios.

La falta de mantenimiento hace que los costes de limpieza se incrementen por la acumulación de suciedad, bacterias e insectos que pueden deteriorar la fachada de forma permanente. El cuidado periódico de la fachada es una inversión para el futuro del edificio.

Ride SL. - Limpieza de Grafitis y Mantenimiento de Fachadas
anna.cano.sanz@gmail.com