¿Qué tipo de mantenimiento de fachadas existe y cuál es más recomendable para cada caso?

¿Qué tipo de mantenimiento de fachadas existe y cuál es más recomendable para cada caso?

El mantenimiento de las fachadas de los edificios es una responsabilidad colectiva de los propietarios del inmueble. Entre sus obligaciones se encuentran mantener en condiciones óptimas su estado de conservación, la seguridad y la eficiencia energética.

El paso del tiempo provoca el deterioro de los materiales de construcción y la acumulación de suciedad, por lo que es imprescindible limpiar y reparar las cubiertas y fachadas exteriores e interiores para mantener su estado de conservación.

TIPOS DE MANTENIMIENTO DE FACHADAS

En términos generales, existen dos tipos de mantenimiento de fachadas: preventivo y correctivo.

 

Mantenimiento preventivo

El mantenimiento preventivo consiste en una inspección periódica y limpieza de los materiales de construcción. 

En nuestra empresa de rehabilitación de fachadas aconsejamos que este mantenimiento se realice con una periodicidad anual durante los primeros años de vida del edificio. 

La revisión incluye el análisis de los elementos que pueden provocar problemas a largo plazo. En un edificio de nueva construcción suele ser suficiente con realizar una limpieza de la superficie, puesto que no suelen producirse deterioros como desconchones o grietas.

La técnica de limpieza se elige en función del material de la superficie. Los más habituales son:

  • Ladrillo caravista
  • Fábrica de bloque o de piedra
  • Mortero monocapa
  • Aplacado de piedra o cerámico
  • Muro cortina
  • Albardilla
  • Vidrio

Con los años, en la inspección se presta mayor atención a los detalles, especialmente en la fachada exterior, que se encuentra mucho más expuesta que las de patios interiores.

El objetivo es evitar daños a los peatones a causa de desprendimientos. Por este motivo hay que prestar atención a los puntos más delicados, como aristas y estructuras de terrazas y balcones.

 

Mantenimiento correctivo

Cuando aparecen signos de deterioro no se debe esperar a que surjan complicaciones que obliguen a tomar medidas urgentes. Lo más conveniente es recurrir a un mantenimiento correctivo. 

El mantenimiento correctivo sirve para anticiparse y prevenir daños graves. La empresa de mantenimiento de fachadas analiza el estado de los paramentos, anota los puntos con riesgo de desprendimiento y otros daños, como grietas, fisuras o filtraciones.

Con estos datos, se elabora un informe en el que se proponen las alternativas posibles y las recomendaciones para reparar los desperfectos.

Cuantos más años tiene un edificio, más frecuente debe ser el mantenimiento correctivo, puesto que los materiales sufren un deterioro más rápido. En los edificios más antiguos, la mejor solución suele ser una rehabilitación integral de la fachada. Con esto se consigue actualizar la estética del inmueble, mejorar su eficiencia energética y revalorizar las viviendas.

Si crees que la fachada de tu edificio necesita una puesta a punto, no esperes más. Contacta con nuestra empresa de rehabilitación de fachadas y haremos un informe completo de su estado y las posibles soluciones.

 

Si te ha gustado este post sobre «¿Qué tipo de mantenimiento de fachadas existe y cuál es más recomendable para cada caso?», seguramente te interesará…

Ride SL. - Limpieza de Grafitis y Mantenimiento de Fachadas
anna.cano.sanz@gmail.com