¿Qué diferencias hay entre la limpieza en seco y la limpieza con agua a presión?

¿Qué diferencias hay entre la limpieza en seco y la limpieza con agua a presión?

La limpieza de fachadas y otras superficies se puede realizar con diferentes técnicas, tanto en seco como con agua. Hoy vamos a hacer un repaso sobre las principales soluciones y sus aplicaciones.

LIMPIEZA EN SECO

Los sistemas de limpieza en seco, evidentemente, no utilizan agua. ¿Cómo se puede eliminar la suciedad? Una de las principales alternativas a la limpieza con agua es la proyección de chorreo con abrasivos de silacato de aluminio

Chorreo con abrasivos de silicato de aluminio

El chorro de silicato de aluminio se emplea para eliminar restos de suciedad o oxidación de grandes superficies como paredes, forjados, metales, maquinaria o piscinas.

Es un sistema muy efectivo  que posee muy poco polvo y es químicamente neutro lo que hace que su uso sea absolutamente inofensivo para la salud.

Al ser un método abrasivo, no se puede usar en superficies delicadas con las fachadas acristaladas.

Hielo seco

El hielo seco es dióxido de carbono en estado sólido. Aunque se parece al hielo que se obtiene al congelar el agua, en realidad su estado natural es gaseoso. Mediante un proceso de sublimación pasa de estado gaseoso a estado sólido sin pasar por estado líquido.

La limpieza de fachadas con partículas de hielo seco es efectiva y muy habitual en edificios de interés histórico-artístico porque arrastra la suciedad cuidando los materiales.

Otras alternativas de limpieza en seco son los ultrasonidos, las microesferas de vidrio, la granalla vegetal, la piedra pómez.

Antes de decidirse por una de estas técnicas conviene asegurarse de que la superficie que vamos a limpiar resiste este tipo de tratamiento. No todos los materiales se pueden limpiar en seco.

Algunos materiales, como la piedra natural, son muy delicados y no admiten abrasivos ni químicos. Esto es imprescindible tenerlo en cuenta en edificios de interés histórico.

 

LIMPIEZA CON AGUA

 Los procedimientos de limpieza de fachadas con agua son eficaces y menos contaminantes. Además, protegen los materiales de las superficies.

La técnica más extendida es la limpieza de fachadas con agua a presión. Las máquinas de limpieza con agua a alta presión proyectan un chorro de agua sobre las superficies para eliminar la suciedad.

Para maximizar los resultados sin dañar las superficies, el experto regula todos los elementos implicados en este procedimiento: temperatura del agua, caudal, presión y distancia. En ocasiones, es posible añadir una pequeña cantidad de limpiador específico para el tipo de manchas. La combinación precisa de los elementos anteriores consigue una limpieza rápida, económica y sostenible.

¿Conocías todas estas técnicas de limpieza de fachadas? Si tu fachada necesita un lavado de cara, contacta con nosotros. Te ofreceremos la solución más adecuada según los materiales y el tipo de suciedad que presente.

Si te ha gustado este post sobre «¿Qué diferencias hay entre la limpieza en seco y la limpieza con agua a presión?», seguramente te interesará…

Ride SL. - Limpieza de Grafitis y Mantenimiento de Fachadas
anna.cano.sanz@gmail.com