Mantenimiento de fachadas: ¿qué importancia tiene conservar el buen estado de la fachada de tu edificio?

Mantenimiento de fachadas: ¿qué importancia tiene conservar el buen estado de la fachada de tu edificio?

Las fachadas, al ser la parte externa de los edificios, influyen en la primera impresión que se tiene de ellos. La cuestión estética es esencial para edificios de oficinas, hoteles, edificios públicos y naves. Pero también lo es para los edificios de viviendas, cuyo valor en el mercado puede verse afectado por una fachada en mal estado.

No debemos olvidar que, además de cumplir una función estética importante, la fachada de los edificios es la parte que sufre las inclemencias del tiempo. Al ser lo único que separa el interior del exterior, de su mantenimiento depende en gran medida el nivel de confort en el interior. La falta de mantenimiento puede hacer perder que la fachada pierda su capacidad de aislamiento.

 

Tipos de mantenimiento de fachadas

El mantenimiento de fachadas varía dependiendo de los materiales constructivos y de la edad de los edificios, entre otras cosas. Puede consistir en una limpieza de cristales, en reparaciones de fisuras o grietas, en aplicar una capa de pintura o en un mantenimiento integral. 

 

La pintura de la fachada

Actualmente, las fachadas tienden a ser acristaladas o de ladrillo pero hay muchos edificios en los que esta capa externa está pintada. El mantenimiento de la fachada debe incluir una revisión del estado de la pintura para repasar desperfectos y valorar la necesidad de pintarla por completo.

 

Las fachadas acristaladas

Las fachadas acristaladas aportan una gran estética a los edificios y son más eficientes porque permiten aprovechar mejor la luz natural. Sin embargo, conviene realizar un mantenimiento periódico de los cristales, tanto para su limpieza como para detectar fallos en el aislamiento o la estanqueidad. 

Estos trabajos son altamente especializados y solo deben ser realizados por una empresa de limpieza de fachadas que cuente con los medios necesarios y personal cualificado que garantice excelentes resultados sin molestias para los usuarios.

 

Frecuencia de mantenimiento

La frecuencia del mantenimiento de la fachada depende de varios factores. Entre ellos, habrá que considerar la edad del edificio, el nivel de polución de la zona, la cantidad de lluvias y el nivel de polvo en suspensión.

Como promedio, para garantizar el buen estado de la fachada debe realizarse un mantenimiento una vez al año. Durante el procedimiento, se evalúa la presencia de grietas, fisuras u otros desperfectos que, si no se detectan a tiempo, pueden provocar reparaciones muy costosas. 

La parte inferior de la fachada es la que más sufre por la lluvia, las salpicaduras de suciedad, los actos vandálicos y la aparición de moho. Al ser la zona más expuesta, conviene que el mantenimiento se realice con mayor frecuencia para evitar su deterioro.

Si quieres que la fachada de tu edificio luzca como nueva, contacta con nuestra empresa de limpieza de fachadas. Estudiaremos las necesidades del inmueble y elaboraremos un presupuesto a medida y muy competitivo.

 

Si te ha gustado este post sobre «Mantenimiento de fachadas: ¿qué importancia tiene conservar el buen estado de la fachada de tu edificio?» , seguramente te interesará…

Ride SL. - Limpieza de Grafitis y Mantenimiento de Fachadas
anna.cano.sanz@gmail.com