Mantenimiento de fachadas: ¿qué factores influyen en el deterioro de tu fachada y cómo combatirlos?

Mantenimiento de fachadas: ¿qué factores influyen en el deterioro de tu fachada y cómo combatirlos?

La fachada de los edificios es una de las partes más expuestas de los inmuebles por lo que sufre los efectos el paso del tiempo más que ningún otro elemento constructivo. La lluvia, la polución, el sol y los grafitis son los principales factores que influyen en el deterioro de las fachadas.

En las ciudades es fácil apreciar a simple vista qué edificios invierten en el mantenimiento de la fachada y cuáles no. El aspecto sucio y envejecido, con desconchados y pintadas, contrasta con los inmuebles modernos y bien cuidados.

No solo es una cuestión de estética. La falta de limpieza de las fachadas, así como de otras labores de mantenimientos, hace que el valor de los edificios disminuya y, por tanto, el de sus viviendas. 

La fachada cumple una función estética importante, pero también tiene una importante función constructiva. Al ser lo único que separa el interior del exterior, de su mantenimiento depende en gran medida el nivel de confort en el interior. Además, en los casos en los que el deterioro es muy acusado, se puede poner en peligro la integridad del inmueble.

CÓMO COMBATIR EL DETERIORO DE LAS FACHADAS 

Generalmente, los trabajos habituales para prevenir el deterioro son dos: limpieza y mantenimiento de fachadas.

La limpieza y mantenimiento de fachadas se aborda de manera diferente en cada inmueble. Estos trabajos dependen de los materiales constructivos, de la antigüedad del edificio y de su estado de conservación general. 

Las labores habituales de mantenimiento y limpieza de fachadas son las siguientes:

  • Limpieza de cristales
  • Reparación de fisuras o grietas
  • Aplicación de pintura
  • Renovación de materiales 
  • Eliminación de grafitis
  • Soluciones contra humedades y moho

En los edificios que tienen la fachada pintada, el mantenimiento debe incluir una revisión del estado de la pintura para reparar desperfectos antes de darle el acabado. 

Las fachadas acristaladas requieren una atención especial que consiste en la revisión de los cristales para detectar fallos en el aislamiento o la estanqueidad.

La frecuencia del mantenimiento de la fachada depende de factores como la antigüedad del inmueble, el nivel de polución de la zona o la climatología. En general, para garantizar el buen estado de la fachada conviene realizar una labor de mantenimiento una vez al año. Esto permite detectar a tiempo grietas, fisuras u otros desperfectos, con lo que se evitan reparaciones más costosas.

En nuestra empresa de rehabilitación de fachadas realizamos todo tipo de trabajos especializados de limpieza y mantenimiento de fachadas. Contamos con técnicas y medios avanzados y con personal cualificado que garantiza los mejores resultados con eficacia y rapidez.

 

Si te ha gustado este post sobre «Mantenimiento de fachadas: ¿qué factores influyen en el deterioro de tu fachada y cómo combatirlos?» seguramente te interesará…

 

Ride SL. - Limpieza de Grafitis y Mantenimiento de Fachadas
anna.cano.sanz@gmail.com