¿En qué situaciones es recomendable contratar el servicio de limpieza a alta presión para fachadas?

¿En qué situaciones es recomendable contratar el servicio de limpieza a alta presión para fachadas?

La limpieza de una fachada es mucho más exigente que la que puede necesitar el interior de una vivienda o de un local. Los materiales de la fachada están expuestos permanentemente a la intemperie, por lo que la suciedad queda más incrustada.

La técnica de limpieza a alta presión es, probablemente, la más eficaz no solo para fachadas sino para limpieza después de obras. La popularidad de este sistema ha crecido mucho en los últimos tiempos porque se puede aplicar, prácticamente, a todo tipo de fachadas sin ningún riesgo.

El procedimiento es simple. Basta con proyectar agua caliente a presión para desincrustar la suciedad acumulada. Sin embargo, es recomendable contratar el servicio con una empresa especializada en vez de tratar de hacerlo por nosotros mismos. 

La razón principal es que las máquinas industriales son más eficaces que las domésticas. Además, los profesionales saben combinar la presión, temperatura y caudal adecuados para eliminar manchas sin dañar las superficies.

Por otra parte, cuando la limpieza así lo requiere, pueden utilizar pequeñas dosis de detergentes o disolventes específicos que, por lo general, no se pueden mezclar en una hidrolimpiadora casera.

 

PARA QUÉ SIRVE LA LIMPIEZA A ALTA PRESIÓN 

La limpieza a alta presión sirve para eliminar la suciedad de fachadas, naves industriales, monumentos, aceras y un sinfín de superficies.

Estos son solo algunos ejemplos:

  1. Polución. Se emplea para eliminar manchas de humo y gases de los coches sobre piedra, ladrillo y otros materiales.
  2. Grafitis. Las pintadas que deterioran las ciudades se limpian con agua a alta presión sin dañar las superficies.
  3. Eflorescencias. Las eflorescencias son las manchas blancas que aparecen en las superficies de ladrillo. Se eliminan fácilmente con limpieza a alta presión.
  4. Moho. El moho es otro de los problemas habituales en las fachadas. Aparece, sobre todo, en la piedra y materiales porosos en zonas húmedas y poco soleadas.
  5. Óxido. El agua a alta presión sirve para realizar saneo de armaduras, limpieza de puentes metálicos, encofrados, verjas y otras superficies metálicas.
  6. Aceras y calzadas. Las calzadas, aceras y terrazas requieren una limpieza profunda de forma regular. La limpieza a alta presión puede eliminar la suciedad de los rincones más inaccesibles.
  7. Limpieza después de obras. Los restos de yeso, cemento y otros materiales de obra son difíciles de eliminar con métodos convencionales. 

 

Si tu fachada necesita una puesta a punto, no lo dudes. Contacta con nosotros y pide presupuesto. Ofrecemos un servicio ágil y de calidad por menos de lo que imaginas.

Si te ha gustado este post sobre «¿En qué situaciones es recomendable contratar el servicio de limpieza a alta presión para fachadas?» seguramente te interesará…

Ride SL. - Limpieza de Grafitis y Mantenimiento de Fachadas
anna.cano.sanz@gmail.com