¿Cómo hacer un correcto mantenimiento de tu fachada según el material de construcción?

¿Cómo hacer un correcto mantenimiento de tu fachada según el material de construcción?

La cara exterior de los inmuebles es una de las partes más importantes de toda construcción. De hecho, se trata del elemento que protege todo el hogar. Por esta razón, es esencial llevar a cabo un buen mantenimiento de fachadas. Esto evita problemas comunes y costosos de reparar, como grietas, fisuras, humedades o desprendimientos de materiales.

En nuestra empresa de mantenimiento de fachadas conocemos la importancia de elegir las técnicas adecuadas en función del material de construcción. No es lo mismo abordar estos trabajos en una fachada de ladrillo que en una de piedra natural o acristalada. 

 

UN MANTENIMIENTO PARA CADA TIPO DE FACHADA 

Para conocer un poco más sobre este aspecto, vamos a dedicar el artículo de hoy a conocer cómo hacer un buen mantenimiento de la fachada. Hablaremos de cuatro de los materiales de construcción más frecuentes: ladrillo, madera, piedra y hormigón.

 

Fachadas de ladrillo

Este tipo de fachadas son consideradas las más duraderas y estéticas, pero eso no significa que no necesiten mantenimiento. Su constante exposición al sol y la lluvia puede dar lugar a la aparición de problemas como moho o grietas. 

Para conservar el ladrillo  de la fachada en las mejores condiciones, es clave tener aplicar un producto para impermeabilizar el material constructivo. Previamente, es imprescindible retirar todo rastro de suciedad o productos anteriormente aplicados.

 

Fachadas de madera

Las fachadas de madera son una de las opciones más demandadas en los últimos años debido a su estética y a sus beneficios ecológicos. Este tipo de construcciones son bonitas y acogedoras, pero son más propensas a deteriorarse con el paso del tiempo y las condiciones meteorológicas.

La protección de la madera con productos de calidad es vital para prolongar su duración. Es fundamental utilizar un recubrimiento específico, que proteja de la humedad y de los insectos. Una limpieza frecuente ayudará a mantenerla en las mejores condiciones.

 

Fachadas de piedra

Las fachadas de piedra son muy comunes en las zonas más frías del país por su capacidad aislante. Para un correcto mantenimiento, es importante conocer el tipo de piedra y la composición de la misma.

Los productos que se pueden aplicar en cada caso dependerán la porosidad, la densidad y otros factores. Las fachadas de mármol o granito, por ejemplo, no se pueden tratar igual que las de arenisca, pizarra o caliza.

 

Fachadas de hormigón

Las fachadas de hormigón son las más resistentes. Muchas construcciones urbanas lucen fachadas de pantallas de hormigón visto, un material que confiere buenas propiedades al edificio.

Sin embargo, para conservar su funcionalidad, es necesario llevar a cabo tareas periódicas de mantenimiento. Su principal enemigo son los cambios bruscos de temperatura, que pueden originar fisuras en el material. 

Las revisiones permiten detectar a tiempo las pequeñas fisuras y rellenar las áreas afectadas. La aplicación de productos anti humedad alargará la vida útil de este material.

 

¿Necesitas poner a punto tu vivienda? Nuestra empresa de mantenimiento de fachadas cuenta con los medios y la experiencia para devolverle todo su esplendor. Consúltanos.

 

Si te ha gustado este post sobre»¿Cómo hacer un correcto mantenimiento de tu fachada según el material de construcción?» seguramente te interesará…

Ride SL. - Limpieza de Grafitis y Mantenimiento de Fachadas
anna.cano.sanz@gmail.com