Blog

La limpieza a alta presión es muy útil para deshacernos de esos grafitis que estropean nuestras paredes o de la suciedad incrustada en las fachadas de los edificios. Este tipo de manchas de pintura, de cal o de polución no son fáciles de eliminar con otros sistemas. 
La limpieza de grafitis y pintadas es un trabajo duro y complejo de solucionar. El motivo es que los productos que se utilizan para realizarlos, como rotuladores, aerosoles, ácidos, esmalte de uñas y otros, penetran en las superficies hasta tal punto de dejar incrustaciones que no se pueden eliminar con productos domésticos. Estas incrustaciones, conocidas como “sombras”, pueden penetrar en el material hasta un centímetro de profundidad en las superficies más porosas, como piedra, madera o ladrillo.
Cuando paseas por las calles de una ciudad cualquiera salta a la vista cuáles son los edificios que invierten en el mantenimiento de sus fachadas y cuáles no. Los edificios se van deteriorando con el paso de los años y su aspecto ajado contrasta enormemente con las nuevas construcciones realizadas con materiales modernos.