Blog

Uno de los problemas más habituales en las fachadas, escaparates, puertas, mobiliario urbano y transportes públicos es el de los grafitis. Prácticamente ninguna superficie se escapa de las pintadas que ensucian las ciudades, una práctica que se ha convertido en un quebradero de cabeza para los propietarios de edificios, empresarios y administración pública.
Los grafitis invaden nuestras ciudades. Cada poco surgen nuevas pintadas en fachadas de edificios, mobiliario urbano y locales comerciales. Cualquier superficie es susceptible de ser “decorada” con una pintada de estas características y el vidrio no es una excepción.