Blog

Uno de los peores problemas que puede sufrir la fachada de un edificio es la falta de mantenimiento. Una pequeña grieta, un poco de suciedad, un grafiti que no se limpia… y a la larga el deterioro es tan grande que el coste de la rehabilitación es muy elevado.
Todos los sistemas de limpieza de fachadas no son iguales. Para elegir una técnica u otra es preciso tener en cuenta el tipo de suciedad, el material con el que está fabricada la superficie del edificio y su estado de conservación, entre otros factores. Si es preciso realizar una limpieza de grafitis, también se debe analizar qué producto se ha utilizado para hacer la pintada: rotulador, aerosol, pintura acrílica, etc.