Blog

Uno de los peores problemas que puede sufrir la fachada de un edificio es la falta de mantenimiento. Una pequeña grieta, un poco de suciedad, un grafiti que no se limpia… y a la larga el deterioro es tan grande que el coste de la rehabilitación es muy elevado.