¿Aún no conoces nuestro servicio de limpieza a alta presión en fachadas? Descúbrelo y empieza a ahorrar

¿Aún no conoces nuestro servicio de limpieza a alta presión en fachadas? Descúbrelo y empieza a ahorrar

El agua a alta presión es uno de los métodos más eficaces y menos contaminantes para la preparación y limpieza de todo tipo de superficies. Se puede utilizar para eliminar salitre, óxido, pintura, aceites y otros residuos acumulados en las fachadas y para la limpieza después de las obras. 

¿POR QUÉ ES EFICAZ LA LIMPIEZA A ALTA PRESIÓN? 

La suciedad puede adherirse a las superficies de varias formas:

  • Por atracción electrostática
  • Por transformación de las sustancias químicas
  • Por engranado en las superficies rugosas

La limpieza a alta presión destruye los vínculos entre la suciedad y la superficie aprovechando factores mecánicos, térmicos y químicos.

La presión del agua se regula de acuerdo al caudal, la presión, la distancia y el ángulo de aplicación. Combinando todos estos factores conseguimos el impacto justo para que el chorro de agua elimine la suciedad sin dañar la superficie.

La aplicación de calor acelera los procesos químicos necesarios para disolver grasas y aceites y reduce el tiempo de secado. De esta forma, se consiguen mejores resultados en menos tiempo. 

Finalmente, para la suciedad más resistente se pueden añadir productos químicos, como los disolventes, para aumentar la eficacia de la presión y el calor. El producto para la limpieza se elige teniendo en cuenta el pH de la suciedad y del material a tratar. 

Si no tuviéramos en cuenta el pH, se podrían provocar daños en la superficie tratada. Además, es esencial controlar los tiempos de aplicación de los productos. 

 

APLICACIONES DE LA LIMPIEZA A ALTA PRESIÓN 

 

La limpieza a alta presión tiene numerosas aplicaciones. Las más habituales son la limpieza de fachadas y la limpieza después de las obras. 

En ambos casos, nuestros equipos de limpieza a alta presión retiran cualquier suciedad incrustada, como pintura, resina, alquitrán, hollín, restos de aceite, hormigón, cemento y otras manchas difíciles de eliminar.

Las aplicaciones de la limpieza a alta presión abarcan tanto el ámbito doméstico como el industrial, consiguiendo resultados eficaces en poco tiempo. Esto supone un gran ahorro en electricidad y menos contaminación, puesto que el uso de químicos es puntual.

La mayor parte de las veces tan solo hace falta aplicar agua caliente para obtener resultados excelentes y rápidos. Los restos de grasa, resina y otras sustancias suelen eliminarse simplemente con agua caliente a presión, evitando el uso de detergentes o reduciendo la dosis a cantidades mínimas. 

El agua caliente a presión es el método más sostenible para la eliminación de suciedad en fachadas y para la limpieza después de las obras.

Tras la limpieza, la superficie queda renovada con su aspecto y textura iniciales. Este proceso garantiza resultados seguros, eficientes y de calidad.

Ahora que ya conoces nuestro servicio de limpieza a alta presión, ¿a qué esperas para comprobar sus resultados? Contacta con nuestra empresa de limpieza de fachadas y pide presupuesto.

 

Si te ha gustado este post sobre «¿Aún no conoces nuestro servicio de limpieza a alta presión en fachadas? Descúbrelo y empieza a ahorrar» , seguramente te interesará…

Ride SL. - Limpieza de Grafitis y Mantenimiento de Fachadas
anna.cano.sanz@gmail.com