5 consejos para conservar en buen estado la fachada de tu edificio

5 consejos para conservar en buen estado la fachada de tu edificio

Uno de los peores problemas que puede sufrir la fachada de un edificio es la falta de mantenimiento. Una pequeña grieta, un poco de suciedad, un grafiti que no se limpia… y a la larga el deterioro es tan grande que el coste de la rehabilitación es muy elevado.

Y esto no solo afecta directamente a las arcas de la comunidad de vecinos, con las posibles derramas que pueda suponer, sino que el valor del inmueble y de cada una de sus viviendas se deprecia enormemente.

 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE REALIZAR EL MANTENIMIENTO DE FACHADAS?

Como decimos en nuestra empresa de rehabilitación de fachadas, la reparación más costosa es la que no se lleva a cabo. Ahorrar a corto plazo en la limpieza de fachadas implica un gran desembolso a largo plazo. Cuando una fachada comienza a deteriorarse, el proceso es imparable. Por tanto, la prevención es la mejor manera de evitar daños de mayor magnitud.

Un mantenimiento periódico permite detectar y reparar pequeñas fisuras, grietas, elementos que empiezan a desprenderse… Esto no solo es más rápido, económico y eficaz, sino que es una obligación para la comunidad de vecinos.

Muchas ordenanzas municipales así lo estipulan. Los propietarios de los edificios tienen el deber de mantenerlos en buen estado de conservación, ya no solo por una cuestión estética, sino para garantizar la seguridad de los vecinos y del resto de personas.

Hemos recopilado algunos consejos prácticos para conservar en buen estado la fachada de tu edificio.

 

5 CONSEJOS PARA EL MANTENIMIENTO DE LAS FACHADAS

Los tres pilares para la conservación de una fachada son limpieza, revisión y renovación. En estos tres procedimientos se basan nuestros consejos de mantenimiento.

 

1. Limpieza y protección de la fachada

Las labores de limpieza profesional son indispensables para una superficie como la fachada, que está permanentemente expuesta a agentes como la lluvia y el humo de los vehículos. Es recomendable realizar una limpieza al menos una o dos veces al año.

 

2. Revisar las humedades

Las eflorescencias (manchas blanquecinas que aparecen sobre los ladrillos) son depósitos de sales cristalizadas que se originan por la humedad.

Es recomendable revisar la superficie para eliminarlas lo antes posible y proteger la zona con productos adecuados para el tipo de material constructivo.

 

3. Revisar los elementos externos

Balcones, barandillas, voladizos, rejas, jardineras y otros elementos ornamentales también están expuestos a los agentes climatológicos y a la polución. Es necesario comprobar que estos materiales se encuentran en buen estado.

Las zonas donde no llega la lluvia también acumulan suciedad, humedad y residuos que pueden dañar las superficies.

 

4. Renovar la pintura de la fachada

La pintura es uno de los materiales que más se degrada con el paso del tiempo. Por este motivo, es recomendable pintar la fachada cada cierto tiempo con productos específicos y de calidad profesional.

 

5. Sustituir o reparar elementos deteriorados

Las juntas desgastadas, los ladrillos estropeados y barandillas oxidadas son solo algunos de los elementos por donde puede filtrarse el agua. Si aparecen estos síntomas de desgaste, es aconsejable plantearse una reforma de la fachada.

Si necesitas consejo o presupuesto para el mantenimiento de tu edificio, contacta con nuestra empresa de rehabilitación de fachadas. Analizaremos su estado y te propondremos la mejor solución.

 

Si te ha gustado este post sobre «5 consejos para conservar en buen estado la fachada de tu edificio» seguramente te interesará…

Ride SL. - Limpieza de Grafitis y Mantenimiento de Fachadas
anna.cano.sanz@gmail.com